"...He visto más cosas de las que recuerdo, y recuerdo más cosas de las que he visto..."

Este no pretende ser un blog de viaje pero, sin embargo, es la consecuencia, o la razón, de un viaje soñado, que me permitió coleccionar una gran cantidad de fotos, información, leyendas y testimonios que consideré apropiados para compartir con otros que, como yo, adoren las maravillas que atesora este país: Italia.

Espero que lo disfruten:

BENVENUTI - ¡ BIENVENIDOS A MI BLOG ! - WELCOME

martes, 13 de agosto de 2013

Sulmona , "ciudad del amor" y patria de Ovidio - PARTE II

Puedes ver la primera parte de este artículo aquí:




Qué ver en Sulmona:

Iglesia y Palacio de la Annunziata - Foto: www.comuni-italiani.it

Iglesia y Palacio de la Annunziata: Este complejo formado por la unión del Palacio de la Annunziata y la iglesia adyacente, del que se ha hecho referencia previa, es uno de los monumentos arquitectónicos más destacados de la ciudad.

Piazza Garibaldi - Foto: Tripadvisor

La entrada oriental a Sulmona se hace a través de una de sus más interesantes puertas: la Puerta Pacentrana, también conocida como “Orientalis”, que data del siglo XV y cuya decoración al fresco con diseño geométrico, se ha convertido en el símbolo de la aldea del mismo nombre que participa en las justas.

Porta "pacentrana" - Foto: www.isulmona.it

A través de la puerta y tras un corto descenso, se llega a Piazza Garibaldi, también conocida como "Major", una de las más grandes del Medioevo Italiano, en cuyo centro está el “Fontanone Majella” de piedra caliza, añadido en 1823. 
La plaza está rodeada de muchos edificios importantes: la iglesia de San Filippo Neri, la Iglesia y el Monasterio de Santa Clara, el Acueducto medieval y la puerta lateral de S. Francesco della Scarpa, la iglesia de S. Rocco. En el fondo, como un marco natural de gran belleza, aparecen las montañas de Majella y Morrone. 
La iglesia de San Filippo Neri, se encuentra en la parte sur-oriental de la Piazza Garibaldi, y data de 1315. Cuenta con una fachada gótica, y el portal se circunscribe entre dos columnas octogonales que soportan los pináculos con la insignia de la Anjou y de Salud de la Familia, financistas de su construcción. De aquí sale la imagen de la Virgen en la peregrinación sagrada del Domingo de Pascua.

Chiesa di Santa Chiara - Foto: www.isulmona.it

El campanario de Santa Chiara, acompañado de un monasterio del siglo XIII, ocupan una vasta área de Borgo Pacentrano (lado sur). Desde Piazza Garibaldi se puede ver sólo una parte de la fachada, al que se accede después de pasar a través de una gran escalera y una puerta del siglo XVIII. El edificio fue reconstruido en 1711 por Pietro Bergamo Fantoni. El interior alberga pinturas barrocas de Sebastiano Conca y Altiero Salini, altares y los paneles del altar de mármol, estuco y oro, el coro de madera tallada y coro. El gran complejo monástico fue habitado durante siglos por las Clarisas, que parece haber introducido en Sulmona el arte de los “confetti” (confites). En la actualidad alberga en parte un hogar de ancianos y en otra una galería de arte.

Acueducto de Sulmona - Foto: www.absolutitalia.com

El lado sur de la plaza está rodeado por el acueducto medieval, construido en 1256 bajo el reinado de Manfredo, hijo de Federico II de Suabia. Se compone de 21 arcos de medio punto trabajados en piedra, para una longitud total de unos 100 metros. Se ha mantenido prácticamente sin cambios durante siglos, y el agua estaba destinada no solo a abastecer las fábricas, talleres y un pequeño molino, sino también los huertos y jardines dentro de las murallas de la ciudad. Detrás de la última torre del acueducto (del lado norte), nos encontramos con una fuente notable, “Fuente del viejo”, construida en 1474 por el gobernador de la ciudad Tiberti Polidoro da Cesena. Es de estilo renacentista y debe su nombre a la cara barbuda tallada en piedra antigua de la que fluye el agua y cerca de la cual está inscrita la palabra "Vechio".

Iglesia San Rocco - Sulmona - Foto web

La iglesia de San Rocco y el Palazzo Sardi, se encuentran en la parte norte-este de Piazza Garibaldi. San Rocco es una iglesia muy pequeña, antes llamada San Sebastián, donada en 1484 a la Santa Casa de la Anunciación por la reina Juana de Aragón, Princesa de Sulmona.

Corso (Avenida) Ovidio en Sulmona - Foto: Panoramio

La ciudad de Sulmona está atravesada de norte a sur por una única carretera principal que atraviesa su centro histórico: el Corso Ovidio. En todo su curso se centran la mayoría de las actividades artesanales y comerciales de la ciudad. Su nombre fue elegido para conmemorar el más ilustre de sus conciudadanos, el poeta latino Ovidio.

Iglesia de San Francesco Scarpa - Foto: www.globopix.net

Iglesia de San Francesco Scarpa: al subir las escaleras de la plaza se encuentra en frente de la puerta lateral de la iglesia, cuya fachada principal, en cambio, está en Via Mazara. Fue construida por los franciscanos en 1291. En el interior hay un coro precioso, de estuco barroco del ´ 700 y un crucifijo de madera del '400. La obra más importante es la Capilla Lombarda, decorada por una obra de Paolo Olmo de Bergamo.

Piazza XX Settembre  - Foto: Fabrizio Costa en Fotocomunity

La pequeña pero elegante Piazza XX settembre, alberga la estatua de Ovidio, una copia realizada por Ettore Ferrari, de la original erigida en 1887 en Constanza. En su base están grabados dos versos famosos que el poeta dedicara a Sulmona durante su exilio: "Sulmo Mihi Patria Est" (de donde la palabra SMPE colocó el escudo de armas) y "pelignae Dicar gloria gentis ego" (me llamarán la gloria del pueblo peligna).
En la zona sur de la ciudad está la “Piazza del Carmine”, una de las más antiguas del lugar, con la iglesia homónima, remodelada en el siglo XVIII por las Carmelitas de Santa Maria d'Arabona, que construyeron un monasterio en las cercanías, derribado después de la guerra para dar paso a la construcción que alberga la oficina de correos. La iglesia fue construida por Gentile di Gualtiero, en 1225 y llamada inicialmente Santa Agatha. Es uno de los puntos de vista característicos de Sulmona, y siempre ha sido un lugar de reunión del pueblo.

Chiesa Santa Maria della Tomba - Foto: www.isulmona.it

En la Piazza Plebiscito, de forma irregular y un poco cuesta arriba, está una de las mayores iglesias de Sulmona: Chiesa di Santa Maria della Tomba, cuyo nombre proviene del hecho de que iba a ser construido sobre las ruinas de un templo pagano dedicado a Júpiter. La fachada del edificio de estilo románico, un portal gótico de finales del año 1300 y un gran rosetón de 1400 de Palma Amabile. La torre campanario de planta cuadrada con reloj data de 1579.

Porta Napoli - Foto: www.panoramio.com

Al final del Corso Ovidio está una de las puertas más importantes de la antigua muralla del siglo XIV, de la que hoy sólo hay unos pocos trazos, antiguamente llamada 'Nova', pero que luego pasó a denominarse Napoli. Data del 1338 y hasta el siglo pasado fue utilizada para el control de entradas y salidas a la ciudad, así como para la recaudación de impuestos contra la que se presentó en 1929 un levantamiento popular.

Patio del Palazzo Tabassi - Foto: www.fotoarts.org

Los bellos palacios que pueden visitarse en Sulmona son: el Palazzo Tabassi, ubicado en la via Ercole Ciofano (1449), el Palazzo Sanitá, que alberga una “Madonna con Bambino” di Andrea Delitio (1500), el Palazzo Sardi, ubicado en Largo Angeloni (1477), el palazzo Megliorati y el Capograssi.

Catedral de San Panfilo - Foto Wikipedia

La Catedral de San Pánfilo  es la iglesia catedral de la ciudad de Sulmona y la Diócesis de Sulmona-Valva, cuya construcción se remonta a 1075. 
Se presenta hoy como resultado de una serie de capas de arquitectura superpuestas a lo largo de los siglos sobre la construcción original de un templo de la época romana. 
Originalmente esta Basílica estaba dedicada a Santa María, pero tras una serie de transformaciones ya, desde el siglo XII, se dedicó al patrón de Sulmona: San Pánfilo. 
Gravemente dañada en el terremoto de 1706, fue reconstruida en estilo barroco.

Fuentes: http://www.sulmona.org/  - http://it.wikipedia.org/  - http://sulmonaonline.blogspot.com.ar/  - http://www.sulmona.org/  - http://rete.comuni-italiani.it/  - http://www.molinodeicelestini.it/  - http://www.terreditalia.com/  - http://www.abruzzocitta.it/  - http://sobreitalia.com/  - http://www.initalytoday.com/  - http://www.arc.it/comuni/sulmona/  - http://www.giostrasulmona.it/


SULMONA y las antiguas leyendas
Son interesantes algunas de las leyendas más famosas de Sulmona, vinculadas, en su mayor parte, a Ovidio, su hijo más ilustre.

Una de ellas dice que el poeta estaba locamente enamorado de una hermosa chica que tenía un corazón tan frío como el hielo y duro como un diamante. Al no poder conquistarla, vivía con la esperanza de que un día, de una manera u otra, sucedería el amor. Así fue que abandonó el hogar familiar y se refugió en el bosque de Angizia, y estudiando día y noche aprendió las artes de la magia. Por fin podría conquistar a la chica ofreciéndole regalos valiosos, y comenzó a usar sus hechizos engañando a los habitantes honestos del valle. Así amasó una gran fortuna, pero aterrorizando y abusando de la población local. El rey, indignado y molesto que lo relegó a un país lejano, donde la soledad y la pobreza lo llevaron de nuevo a tomar el camino correcto.

Otra historia famosa vinculada a Sulmona, se refiere a San Pánfilo, el protector de la ciudad.
La leyenda popular dice que cuando era niño, San Pánfilo, estaba en desacuerdo con su padre, ya que se había convertido al cristianismo, mientras que su padre era pagano. La actitud del niño, irritaba tanto al padre que, un día, en un ataque de locura, concibió un sanguinario proyecto. Ordenó a Pánfilo subir a un carro y descender desde Pacile al valle del río Gizio, un punto muy empinado de la montaña, desde el que el muchacho seguramente se precipitaría con el carro. En cambio, con la ayuda de los ángeles, milagrosamente, los cascos de los caballos y las ruedas del carro se hundieron en la roca, y Pánfilo pudo realizar su descenso muy lentamente. Se afirma que aún hoy, a los lados de la montaña, se pueden ver las huellas de los bueyes y los surcos producidos por el paso de la carreta.

Fuente: http://lospecchiomagico.altervista.org/

La “Badía Morronesa”, cerca de Sulmona

Badia Morronese, cerca de Sulmona - Foto wikipedia
La Badia Morronesa es la Abadía de Santo Espíritu en el Morrone, también conocida como Abadía Celestine, situada cerca de la localidad de Badia, a unos 5 km de la ciudad de Sulmona, en Abruzzo. 
El conjunto arquitectónico de tamaño considerable (alrededor de 119m x 140m), está rodeado por torres cuadradas, y se compone de una iglesia monumental del siglo XVIII y un imponente monasterio que se articula en torno a tres patios grandes y dos patios menores, encerrados por paredes. En su frente hay sólo una entrada de 3,30 m. de ancho, de la arquitectura Palladiana. Fue el ermitaño Pietro Angeleri, nativo de Isernia, que más tarde se convirtió en Papa con el nombre de Celestino V, el fundador del edificio, quien de hecho llegó a los pies del Monte Morrone y en 1241 hizo ampliar la primitiva capilla dedicada Santa Maria del Morrone, con la construcción de una iglesia dedicada al Espíritu Santo.
La iglesia estaba equipada con un convento, donde en 1293 se produjo la proclamación oficial del edificio como sede de la Orden Celestina. La primera reconstrucción del monasterio se debió al rey Carlos II de Anjou en 1299, luego se adicionó un elemento decorativo importante en el siglo XVI y posteriormente debió ser reconstruida debido a los daños causados por el terremoto de 1706.
El edificio se sometió a una renovación masiva en 1997.



OVIDIO, natural de Sulmona 




Publius Ovidius Naso: OVIDIO


Publio Ovidio Nasón (Publius Ovidius Naso), nació en Sulmona el 20 de marzo del 43 a. C. y murió en Tomis, actual Constanza, Rumania, en el 17 d. C.). Fue un poeta romano. Sus obras más conocidas son Arte de amar y Las metamorfosis, obra esta última en verso que recoge relatos mitológicos procedentes del mundo griego adaptados a la cultura latina de su época. 
Educado en las artes de la política, estudió en Roma y completó su formación en diversas ciudades del mundo griego, pero pronto abandonó la política para dedicarse por entero a la poesía, convertido en un hombre adinerado tras heredar la hacienda de su padre. 


Monumento a OVIDIO, en Sulmona - Foto: www.antika.it

Tuvo numerosas amantes, y se casó tres veces (con dos divorcios), y algunas de sus peripecias amorosas aportaron el material poético para sus Amores, una serie de poemas que narran los incidentes de sus relaciones con Corina, personaje en el que seguramente condensó diversas figuras femeninas. 
Ovidio perteneció a una serie de poetas que no conocieron las guerras civiles que asolaron Roma durante el siglo I a. C., y fue heredero de la estética helenística que representa el gusto por la erudición y por la despreocupación política y social. 
En Roma se relacionó con la más alta sociedad, incluido el emperador Augusto. Sin embargo, en el año 8 d. C. fue desterrado hasta su muerte sin que se sepa cuál fue exactamente el motivo; el propio Ovidio supone que se debió al tono libertino de algunas de sus obras, pero también se ha especulado con la posibilidad de que el poeta conociera un escándalo en el que estaba implicada la hija del emperador. 
En su primera etapa, la poesía de Ovidio tiene un tono desenfadado y gira alrededor del tema del amor y el erotismo (Amores, Arte de amar y Remedios de amor) que se destacan por la maestría técnica en el manejo del dístico elegíaco y la facilidad brillante del verso. 
A la obra de madurez del poeta corresponden Las metamorfosis, extenso poema en hexámetros que recoge diversas historias y leyendas mitológicas sobre el tema de las metamorfosis o transformaciones. 
Durante la Edad Media y el Renacimiento, la obra circuló casi como una enciclopedia sobre mitología clásica. 
Sus obras compuestas durante el tiempo de exilio se caracterizan por la melancolía; destacan los Tristes, cinco libros de elegías que relatan su infeliz existencia en Tomis y apelan a la clemencia del emperador Augusto. 

Algunas frases famosas de Ovidio: 

“No se desea lo que no se conoce” 

“Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí” 

“Compra lo necesario, no lo conveniente” 

“El que ha naufragado tiembla incluso ante las olas tranquilas” 

“Apresúrate; no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana” 

“La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia” 

“La abundancia me hizo pobre” 

“Se hace ligera la carga que se sabe llevar bien” 

Fuentes: http://es.wikipedia.org/  - http://www.biografiasyvidas.com/  - http://www.proverbia.net/

Recitado de "Eco e Narciso", de Ovidio, en italiano:


Recitado de “Soldado del Amor”, de Ovidio, en español:



Quizás también pueda interesarte:



4 comentarios:

  1. Ma é semplicemente magnifica!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E sì, è vero! Oltre ad essere il luogo di nascita di uno dei più grandi poeti italiani, è bello Sulmona, e non così diffusa come dovrebbe essere. Saluti Adriano.

      Eliminar
  2. Anónimo5/9/14 17:11

    Ciao Patzi !!!
    Maravilloso Ovidio y sus aforismos...
    Un hallazgo la historia de Narciso y el Eco, que supo inspirar al gran
    Dali en su retrato de "Narciso". Como siempre, optimo tu trabajo.
    Gracias y un gran abrazo.
    Lujan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciao Luján! Veo que andás recorriendo mi blog, así que será un placer ir recibiendo tus comentarios, te los agradezco, y me alegra que te resulten interesantes! Un grande abbraccio!

      Eliminar