"...He visto más cosas de las que recuerdo, y recuerdo más cosas de las que he visto..."

Este no pretende ser un blog de viaje pero, sin embargo, es la consecuencia, o la razón, de un viaje soñado, que me permitió coleccionar una gran cantidad de fotos, información, leyendas y testimonios que consideré apropiados para compartir con otros que, como yo, adoren las maravillas que atesora este país: Italia.

Espero que lo disfruten:

BENVENUTI - ¡ BIENVENIDOS A MI BLOG ! - WELCOME

miércoles, 14 de noviembre de 2012

GIUSEPPE VERDI

(Roncole, hoy Italia, 1813-Milán, 1901) Compositor italiano, coetáneo de Wagner, gran dominador de la escena lírica europea durante la segunda mitad del siglo XIX.
Nacido en el seno de una familia muy modesta, contó desde su temprana edad con la protección de Antonio Barezzi, un comerciante de Busseto aficionado a la música, quien creyó en su talento y lo envía a Milán con el propósito de estudiar en el Conservatorio, lo que no logró porque, sorprendentemente, no superó las pruebas de ingreso!
Estudió con Vincenzo Lavigna y, posteriormente, fue nombrado maestro de música de Busseto, el mismo año en que contrajo matrimonio con la hija de su protector, Margherita Barezzi (1836). El éxito que en 1839 obtuvo por su ópera “Oberto, conte di San Bonifacio”, le procuró un contrato con el Teatro de la Scala, pero el fracaso de su siguiente trabajo, “Un giorno di regno”, sumado a las muertes de su mujer e hijos, lo sumieron en una profunda depresión, de la que, por fortuna, logró salir tras el estreno de Nabucco.
Rigoletto, Il Trovatore y La Traviata, fueron sus obras maestras y, a partir de ellas, dejó de componer una ópera tras otra como venía haciendo, para dedicarse a escribir sobre lo que tenía ganas. Su producción decreció en cuanto a número de obras, pero aumentó proporcionalmente en calidad. La fantástica Aida (1871) es ilustrativa de afirmación, Prácticamente retirado a partir de ese título, aún llegó a componer un par de óperas más, “Otello” y “Falstaff”, con ya casi ochenta años, poco antes de morir.


Giuseppe Verdi - Foto web



MUSEO NACIONAL DE GIUSEPPE VERDI


Una atracción indiscutible de los turistas que visitan Busseto, pueblo natal de Verdi, es la visita al Museo Nazionale Giuseppe Verdi, ubicado en Via Ferdinando Provesi 35, Busseto, Italia
Link a la página oficial del Museo : http://www.museogiuseppeverdi.it/



Museo Nazionale Giuseppe Verdi - Busseto - Italia


LA CASA DE VERDI TAMBIEN TIENE SU FANTASMA


Giuseppina Strepponi, soprano que participó en el estreno de Nabucco, fue la segunda mujer de verdi. Madre soltera, exitosa cantante e independiente económicamente, fue la fiel compañera del genial músico, y juntos debieron soportar el rechazo social (la primera mujer del compositor aún vivía mientras ellos mantenían esta relación) de un pequeño pueblo como el de Busetto, donde se establecieron inicialmente. Fue esta la razón por la cual Giuseppe decidió comprar una modesta finca en las afueras hasta que en 1898 muere su segunda esposa y entonces la salud del compositor se resintió. Su médico le prohibió hacer esfuerzos, pero Verdi le desobedeció, marchándose a Milán a las fiestas navideñas de 1900 y fue precisamente en esa ciudad donde murió el 27 de enero siguiente, víctima de un ataque cardíaco.

Hoy en día, alrededor de la casa de Verdi se tejen una serie de comentarios e intrigas con misteriosas desapariciones, muertes y otros tantos sucesos que, aparentemente, hasta dejaron sus propios fantasmas habitándola.
Esta Villa Sant´Agata, cerca de Busseto, es propiedad de los descendientes de Verdi, quienes permiten que durante seis meses del año los visitantes puedan entrar y ver las habitaciones situadas en la planta baja del ala sur, las cuales fueron ocupadas por el compositor y su esposa. Precisamente allí, en el año 2001, con motivo de la conmemoración del centenario del fallecimiento del compositor, un periodista español José Manuel Alonso Ibarrola, realizó un reportaje sobre los lugares donde transcurrió la vida del músico italiano. Por encargo de Ibarrola, la fotógrafa Blanca Berlín se trasladó a Villa Sant' Agata para hacer fotografías y, una vez regresada a España, cuando se encontraba haciendo las ediciones de las imágenes tomadas, se llevó una gran sorpresa: aparecía una mano sobre el teclado del piano que fotografió, mano que al día siguiente, ya no estaba! Pero ahí descubre que, en otra diapositiva, ya esa mano tenía un dueño: una figura humana de pie, sonriente, que parecía tener gafas, y que luego se difuminaba en una pared.
Blanca e Ibarrola decidieron acudir a videntes, historiadores, y descendientes del músico, para indagar sobre el dueño de la mano. Finalmente, lograron que, por lo menos, los Laboratorios Ascolor, de Madrid dictaminaran que ““En las gráficas realizadas en la casa del compositor Verdi no existe sobreimpresión. En la imagen aumentada se pueden observar las arrugas del pantalón del espectro, se descarta que la figura tenga gafas y da la impresión de que viste una capa. La mano no puede apreciarse al completo porque parece cubrirla una especie de guante. Sus dedos proyectan una sombra sobre el teclado, la misma que proyectan el resto de los objetos de la habitación. Se desecha que se pueda tratar de una impresión previa o un accidente en el revelado por contacto con otro rollo. Se buscaron rastros de velo o de sobreexposición u otras imágenes en los contornos de la figura aparecida, que tendrían que haberse producido en caso de haber ocurrido una sobreimpresión, muy improbable al tratarse de un final de carrete en el que el resto de los fotogramas no tienen interferencias. Tampoco es posible que se cruzase alguien en la trayectoria de la cámara en el momento del disparo, realizado con trípode a una velocidad no inferior a 1/8 de segundo, pues se constató en la imagen del scanner que la figura no presenta el más mínimo rastro de movimiento. Si la figura hubiese estado inmóvil, se habría impresionado con la misma nitidez que el propio piano”. Al menos con esto, periodista y fotógrafa, dejaban de hacer el ridículo.

Foto web


Foto web


También en Italia los medios de comunicación como la radio, la prensa y la televisión se hicieron eco del misterio de la fotografía del fantasma de la casa de Verdi. Transcurridos diez años de haberse tomado las gráficas donde aparece la figura fantasmal, nadie ha podido aún decir de quién se trata, o a quién pertenece esa imagen inquietante que surge en Villa Verdi.


Villa Sant´Agata - cerca de Busseto - Foto web

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada