"...He visto más cosas de las que recuerdo, y recuerdo más cosas de las que he visto..."

Este no pretende ser un blog de viaje pero, sin embargo, es la consecuencia, o la razón, de un viaje soñado, que me permitió coleccionar una gran cantidad de fotos, información, leyendas y testimonios que consideré apropiados para compartir con otros que, como yo, adoren las maravillas que atesora este país: Italia.

Espero que lo disfruten:

BENVENUTI - ¡ BIENVENIDOS A MI BLOG ! - WELCOME

sábado, 27 de octubre de 2012

Chianti, un nombre que suena a vino

La Toscana es la región italiana situada hacia el noroeste-centro de Italia, cuya capital regional es Florencia, y en el corazón de la Toscana, existe un área minúscula conocida internacionalmente por sus vinos, se trata de la región del Chianti. Sin embargo, esta zona, no sólo debe su fama a los vinos sino, también, a la belleza de sus paisajes que aparecen en muchos pinturas y se mencionan en diversas obras literarias. Es una tierra fértil, de excelentes olivares, bosques verdes, y unas uvas deliciosas que apenas esperan para ser escogidas de la vid y convertirse en vino.




Por muchos años, los italianos han gozado del prestigio y del reconocimiento por tener la cosecha más grande de uvas y las vendimias más finas del vino del mediterráneo. Los granjeros pueden agradecer hoy a los fenicios que fueron quienes trajeron las vides a esta región, a la que llamaron: “Oenotria” (tierra del vino). Estos campos maduros, combinados con el sol y el aire de Toscano, tentaron a muchos otros como los griegos, los etruscos y los romanos, al cultivo de vides en la región, quienes, en muchos casos, trajeron también sus propias vides para mezclarlas con las originales. Quizás los vinos de Chianti, y particularlmente los del área de Gallo Nero, sean los más famosos entre los vinos tintos italianos, y es probablemente por eso que cuando alguien piensa en vinos italianos sencillamente le viene a la cabeza el nombre de Chianti.
En general, el vino Chianti se debe elaborar siguiendo algunas normas concretas para poder llamarse así. Las principales uvas que lo componen son las sangiovese, merlot, cabernet sauvignon, chardonnay, syrah, trebbiano y malvasia. Todas las reglas para su producción, están reflejadas en el “código de producción de Chianti Clásico”, en el que se especifica la cantidad (proporción) y el tipo de uvas que se pueden usar para elaborar esta variedad. De todas estas uvas, la más importante es la Sangiovese, que puede tener un porcentaje del 75 al 80%. El 20 ó 25% restante puede ser elegido por el vinicultor (el productor). Se pueden usar uvas locales tales como las canaiolo nero o colorino, pero desde el año 2006 el código de producción dejó de aceptar las uvas blancas Trebbiano y Malvasia. Obviamente, el Chianti se puede elaborar sólo con uva Sangiovese, en un porcentaje del 100%, recibiendo el nombre de "in purezza". El vino de Chianti tiene un color rojo rubí y un aroma a violetas. No es suficiente con tener un viñedo de uva sangiovese, sino que también es requisito contar con una determinada exposición solar y un cuidado especial a la hora de elaborar el vino. El vino se preserva en bodegas o en barriles, convirtiéndose en un "riserva", con una maduración mínima de 24 meses, una graduación de alcohol de 12,5° y al menos tres meses de envejecimiento en botella.
                                                                                                                                                   

CASTELLINA IN CHIANTI

Es uno de los centros más importantes de la región, situado sobre una colina que domina los valles del río Arbia, de Elsa y de Pesa. Para visitarla será necesario contar con un propio medio de transporte porque, no obstante estar relativamente bien comunicada con Siena, hay que olvídarse del transporte público para ir a Castellina in Chianti.



De origen etrusco, Castellina pasó a ser dominio de Florencia desde el siglo XII, y se convirtió en un importante puesto de avanzada a causa de su posición estratégica a lo largo de la carretera que conecta Florencia con Siena. Fue destruida y reconstruida varias veces debido a la lucha entre estas dos ciudades, e incluso se dice que el mismísimo Brunelleschi habría sido convocado para el diseño de una parte de sus fortificaciones.




Castellina in Chianti se caracteriza por sus muros y su fortaleza almenada, que fue restaurada en el año 1927, y es ahora sede del ayuntamiento y de un centro de exposiciones.La Via Ferruccio, está llena de tiendas de artesanías, restaurantes y edificios importantes como el Palacio Banciardi y el Palazzo Squarcialupi, ambos pertenecientes a familias importantes de la región. Dentro Palazzo Squarcialupi hay una importante enoteca con exposición de los colectores por más de 100 años y es, además, un importante archivo histórico para la conservación de las características originales del Chianti Classico.



Es un pueblito muy pintoresco, con un carácter íntimo, con la belleza de esos minúsculos conglomerados italianos que parecen haberse detenido en el tiempo y en la historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada